Nueva jornada, otra derrota y otra cara del equipo nuevamente donde dio su peor imagen después de la victoria cosechada la semana anterior en el derbi.
No es que el Denia sea superior a nosotros es que nosotros no supimos leer su juego y contrarestarlo, ellos pusieron más empuje en la delantera pues en defensa nada del otro mundo y nosotros pésimos y espesos en todas las líneas y eso se tradujo en una derrota inesperada.
Cada partido es un mundo y estás centrado en él o te pasa lo que ocurrió.
Cerrar los ojos y a comenzar de nuevo sin cometer los mismos errores.
Un saludo, Iñaki.