Es increíble explicar como hemos perdido después de jugar el mejor partido del año, pero en el fútbol no puedes perdonar 7-8 ocasiones delante del portero y luego dar 3 veces al palo porque el otro equipo tiene mucha calidad y no perdonan. Pero así es. Hoy mis jugadores lo han dado todo y han acabado rotos y yo estoy muy orgulloso de este equipo.